Belleza

¿De verdad importa el orden en el que nos aplicamos los cosméticos?

Los expertos responden. La rutina facial, tras la limpieza, debe seguir una máxima de texturas más ligeras a más pesadas por la permeabilidad del tejido.

Debemos aprender a incorporar en nuestra rutina que el orden de los productos depende de su textura. Siendo primero los líquidos, a continuación irían los sérums o geles, después aceites, leches y cremas. La recomendación básica es comenzar por los productos solubles en agua y que sean más fluidos.

Primer paso: limpieza

Saber que la limpieza facial es el paso más importante para preparar la piel es de primero de cuidados de la piel. Liberarla de impurezas, maquillaje y contaminación es clave, no solo para su salud, también para que el resto de productos que utilicemos posteriormente pueda hacer su trabajo en las mejores condiciones. 

Al rostro, ya sea en verano o en invierno, le atacan ciertos agentes externos que afectan, bastante, a la salud de la piel. El frío, el calor, las calefacciones de los sitios cerrados, la luz que reflejan los ordenadores, la contaminación si vives en la ciudad… son solo algunos ejemplos de esos enemigos de la piel. Así que para paliar sus efectos debes limpiarla día a día. Esta limpieza te ayudará a tratar la piel, ya que, únicamente realizando este paso previo, podrás nutrirla y revitalizarla en profundidad. Si no la limpias, los principios activos de los cosméticos no penetrarán y no servirá para nada la rutina.

CLINICUM SPA

Después de la limpieza facial

La rutina facial, tras la limpieza, debe seguir una máxima de texturas más ligeras a más pesadas. Por ello, solemos tonificar, aplicar los sueros a base de agua, después los de base oleosa. Tras ello, las emulsiones y, por último, la crema hidratante. Esto se hace así por la permeabilidad del tejido. Las texturas más ligeras penetrarán más y las más pesadas irán al mismo tiempo sellando lo que se aplica previamente. Por ello la crema siempre es lo último, ya que suele aportar selladores como las ceramidas.

Es fundamental aplicar a continuación la crema o emulsión de tratamiento que sella todos los pasos anteriores. Elegiremos un producto adecuado a la edad y necesidades de nuestra piel. Nos recuerdan que también existen los elixires de belleza, que generalmente se presentan en forma de aceite y son idóneos para aportar un extra de nutrición. Se aplicarían, antes de la crema de tratamiento o mezclados con ella.

Método coreano de limpieza facial, ¡te encantará!

Trata de evitar errores

  • Espera entre un producto y el siguiente. Una vez claro el orden de los productos, es importante respetar los tiempos de aplicado. Por norma general, no hay que esperar demasiado. Siempre y cuando el producto anterior ya se haya absorbido, podremos aplicar el siguiente.
  • Constancia. Queremos ver resultados de forma inmediata y en belleza hay que tener paciencia, y, sobre todo, ser constantes con las rutinas. Solo así conseguiremos ver las mejoras en nuestra piel.
  • Controla bien las cantidadesLos beneficios de los cosméticos no se multiplican si aplicamos más cantidad. De hecho, podemos estar saturando la piel y provocar acné cosmético por oclusión de los poros.
  • No es recomendable aplicar muchos productos pensando que así harán más efecto y la piel estará mejor. Es importante tener una rutina semanal y tratar la piel por momentos. De ahí que muchos de los productos que tienes sean para usar una o dos veces a la semana, por ejemplo, los exfoliantes, mascarillas, parches…
Practica estos pasos para una buena limpieza facial diaria

Ahora si a cuidar nuestra cara, recuerda que es nuestra principal imagen.

Deja una respuesta