13 IDEAS DE DISFRACES GENIALES PARA HALLOWEEN

0
187

Llega Halloween y cada vez más colegios sugieren a los niños que vayan disfrazados ese día, cada vez más salen los niños a hacer truco o trato por las casas y se organizan cada vez mayor número de fiestas para celebrar esta fiesta tradicionalmente americana. Hoy te traemos como hacer disfraces caseros para Halloween.

Cómo hacer disfraces caseros para Halloween
Los disfraces que se venden en Halloween además de ser caros, son de muy mala calidad. Además es mucho más divertido hacer un disfraz casero en Halloween. Aquí te damos algunos consejos e ideas para hacer un disfraz en casa.

  1. Disfraz de fantasma
    Este disfraz se puede hacer con sábanas, cortinas viejas de tela fina, algún tejido blanco o un vestido blanco. Hacer disfraces caseros para Halloween resultará muy divertido y un fantasma es la opocion más fácil y barata.

Materiales necesarios:

Un vestido blanco
Una sábana blanca u otro tejido blanco.
Pasos a seguir:

Coger una sábana o cualquier trozo grande de tela vieja.
Doblar por la mitad y cortar la sábana a tu altura.
Cortar dos agujeros para los ojos o un agujero más grande para la cara.
Puedes mantener las manos bajo la sábana o recortar agujeros para sacarlas.
Utilizar la receta de maquillaje blanco gratuito para cubrirte las manos y la cara.
También puedes usar guantes blancos para las manos.
Completar el disfraz con pintalabios negro y maquillaje negro para los ojos

  1. Disfraz de momia
    El disfraz de momia es uno de los más populares para llevar en Halloween. Para que nuestro disfraz de momia sea original debe proyectar la imagen de una momia recién salida de la tumba y que deje a todos impresionados.

Materiales necesarios:

Alguna prenda vieja blanca ceñida
Rollos de vendas ocres o blancas
Infusión de té o café
Pegamento textil o hilo.
Maquillaje para la cara

Pasos a seguir:

Coger cualquier prenda vieja que tengas en tu armario, preferiblemente ceñidas al cuerpo.
Cortar las vendas en tiras largas y sumergirlas en una infusión de té o café frío.
Debes dejarlas secar durante toda una noche.
Envolver la camiseta y la malla o leotardo con las vendas.
Utilizar un pegamento textil o ir cosiendo los extremos de las tiras en las prendas de ropa.
Dejes algunas zonas de tu cara sin cubrir para lucir un maquillaje de momia terrorífico.
Maquillar todo el rostro con pintura blanca con algunos tonos azulados, dibujar costras, cicatrices.

  1. Disfraz de vampiro o vampiresa
    Un disfraz muy común en todas partes del mundo o cualquier otra fiesta de disfraces es el de vampiro o vampiresa. Resulta muy fácil elaborar en casa un atuendo para convertirse en el mismísimo Drácula y asustar a todo el que se nos presente siendo una auténtica vampiresa.

Materiales necesarios:

Vestido rojo o negro para la vampiresa
Pantalón negro y camisa blanca para el vampiro
Capa negra o bolsa de basura
Maquillaje rojo, negro y blanco
Joyería plateada
2 pañuelos
Muñecas

Pasos a seguir:

Sujetar los pañuelos a las mangas.
Poner una capa negra o roja; puedes comprar una barata o hacerla con una bolsa de basura negra.
Pintar la cara de blanco y oscurece la zona que rodea los ojos con maquillaje negro.
Utilizar el maquillaje rojo para imitar la sangre en la boca.
Realizar 2 marcas rojas en el cuello que parezcan una mordedura de vampiro.
Si lo deseas, también puedes sujetar un murciélago de goma en un hombro o ponerte dientes de plástico.

  1. Disfraz de zombie
    Los zombies son unos horrores de ultratumba lentos y tan fríos como piedras, están muy de moda y son una elección popular para los disfraces de Halloween. Afortunadamente, el disfraz de zombie es razonablemente fácil de conseguir suponiendo que no te metas demasiado con los efectos de maquillaje.

Materiales necesarios:

Maquillaje blanco para cara
Maquillaje gris para cara
Maquillaje azul para cara
Sangre de mentira
Ropa blanca
Polvos de talco para poner el pelo gris
Suciedad o tierra de las plantas

Pasos a seguir:

Poner una toalla sobre la ropa para evitar mancharla de maquillaje.
Aplicar una base de maquillaje blanco sobre la cara.
Añadir alguna sangre de mentira resbalando por las comisuras de los labios.
Añadir un poco de tierra por encima de la ropa para dar la sensación de que acabas de salir de la tumba.
Utilizar la sangre sobrante para hacer salpicaduras en la ropa.
Poner polvos de talco en el pelo para parecer muerto.